Hernán Herrera, presidente de la Asociación Gremial de Colegios Particulares Conacep, planteó que la medida “no nos parece mal. Si los padres requieren información de sus hijos, está en la lógica”. Pero criticó que “no se condice con medidas como que ya no se den a conocer los resultados de la prueba Simce”.

18 de enero de 2016
La Superintendencia de Educación está distribuyendo desde el pasado viernes una circular que garantiza el derecho de los padres y madres sin tuición, a ser informados respecto a la situación escolar de sus hijos y a ser escuchados por los colegios.

Según el superintendente Alexis Ramírez, esto “apunta a resguardar el interés superior del niño y garantizar el deber y corresponsabilidad de los padres, independientemente de su estado civil, a educar a sus hijos y apoyarlos”.

Hernán Herrera, presidente nacional de CONACEP.

Hernán Herrera, presidente nacional de CONACEP.

El objetivo, afirmó Ramírez, es dar respuesta a una problemática que afecta a los estudiantes, sus familias y también a los colegios: “Muchas veces deben enfrentar situaciones complejas en este ámbito, sin la claridad normativa ni procedimientos reglamentados”.

La circular señala que los establecimientos no pueden restringir los derechos a cualquiera de los padres “por el sólo hecho de no tener el cuidado personal de sus hijos, a menos que exista una resolución judicial que lo ordene”.

En ese sentido, en el documento se explica que: “Constituyen un límite al ejercicio de estos derechos las resoluciones de los Tribunales de Justicia en las cuales se establecen medidas cautelares en favor del alumno, como una orden de no acercamiento o todas aquellas que manifiesten expresamente una restricción para el padre o madre, respecto del alumnos o alumnas, en el ámbito escolar”.

Hernán Herrera, presidente de la Asociación Gremial de Colegios Particulares Conacep, planteó que la medida “no nos parece mal. Si los padres requieren información de sus hijos, está en la lógica”. Pero criticó que “no se condice con medidas como que ya no se den a conocer los resultados de la prueba Simce”.

Por otro lado, Rodrigo Díaz, abogado de la Federación de Instituciones de Educación Particular (Fide), señaló que la medida “puede servir, pero tiene algunos vacíos que van a generar que se judicialicen las situaciones de conflicto familiar”.

Díaz dijo que son muchos los casos donde “los padres que no tienen la tuición piden información académica y de personalidad al colegio. En el caso de que el niño haya bajado el rendimiento, puede ir al tribunal y pedir la tuición basándose en eso”. Por esto, advirtió, se daría un conflicto con el padre que tiene la tuición, quien puede reclamar por la entrega de la información sin su consentimiento: “Si no hay una modificación legal, la instrucción es que el colegio vaya a un tribunal de familia y que ahí se decida si se entregan o no los documentos”.

Para Díaz, a pesar de ser una buena idea “si el establecimiento cumple con la entrega de información o de permitir la participación del apoderado que no tiene la tuición en reuniones o actividades, podría haber conflicto con quien sí tiene la tuición, quien quizás no quiere dejar entrar a la otra persona”.

Fuente: La Tercera

  • Correo Electrónico

  • Fono

    (56-2) 2633 4849
  • Indicadores Económicos