El dirigente explicó a El Austral que como gremio están en conversaciones con el Gobierno “para mejorar los aspectos administrativos de la Ley de inclusión, ya que para los legales se requiere un quórum político que hoy no existe”.

01 de octubre de 2018
El financiamiento compartido no desaparecerá hasta dentro de 30 años y los proyectos educativos particulares subvencionados morirán junto con sus sostenedores “emprendedores”.

Estas son parte de las conclusiones de la Ley de Inclusión que advierte, en su paso por Temuco, el presidente nacional de los sostenedores de establecimientos particulares subvencionados (Conacep), Hernán Herrera.

El dirigente explicó a El Austral que como gremio están en conversaciones con el Gobierno “para mejorar los aspectos administrativos de la Ley de inclusión, ya que para los legales se requiere un quórum político que hoy no existe”.

A su juicio, la mayor amenaza que dejó instalada la ley es la Superintendencia de Educación, puesto que “dejó una lista taxativa de 11 ítemes para gastar los recursos en educación, pero no necesariamente tiene claridad en el gasto en particular”.

En el fondo, Herrera critica el hecho de que, ahora, a pesar de que los proyectos son entidades sin fines de lucro, de igual forma no se puede disponer, según las necesidades particulares, por ejemplo, de los fondos SEP. “Puedo comprar estufas para calefaccionar las salas, pero no pagar• por el combustible, ¿quién entiende eso?”, criticó Herrera.

-Cuál es el balance de la Ley de Inclusión?
-Es una mala ley para la educación porque en ninguno de los aspectos trabaja en pos de una mejor calidad. Apunta a temas de infraestructura y administrativos, en circunstancias que la discusión de los estándares mínimos para educar a un niño y cuánto cuesta hasta el día de hoy no existe.

-La ley puso el tema de la propiedad en el centro. ¿Afectará esto a los sostenedores?
-Fue el tema más manoseado y el que menos influía en la calidad, se discutía de fierros y no de docencia. Lo que el Gobierno nunca entendió es que estos colegios están gestionados por emprendedores que respondieron al llamado del Estado, pero cuando le quitas el emprendimiento y lo transformas en una entidad sin fines de lucro le quitas el incentivo. Ya no es tuyo.

-Al eliminarse el concepto de emprendedor ¿qué riesgos corren estos proyectos educativos?
-Que estos emprendedores se desvinculen. Son tantos los riesgos que asumen que no basta con la remuneración. La venta del establecimiento educacional a la entidad sin fines de lucro es un proceso que está en transición, no se ha hecho aun. Estamos en un periodo de arriendo indefinido a valor de mercado porque la banca no ha concurrido como se pensaba y porque tenemos hasta el 2020 para tener algunos beneficios tributados. Pero eso no les da solución a una parte importante de sostenedores, ya que el promedio de edad de los sostenedores es de 55 y 60 años. Cuando no se tiene familia ni hijos que quieran seguir con el legado, la solución del sostenedor es vender para poder jubilarse. Entonces, cuando no hay incentivos a la gestión y la familia no te acompaña, menos al ver este proceso traumático, en la medida que vayan muriendo los sostenedores, desaparecerán los colegios.

-Hasta hoy hay plazo para postular al SAE. ¿Alguna proyección?
-La inclusión se trató de manera populista. Nosotros hemos sido enemigos de este sistema porque tiene como base el azar y eso mata el mérito. Cómo va ser posible que dependas de la suerte. Además, esta inclusión no tomó en cuenta que se discrimina al interior del colegio y del aula . No se trata de hablar de inclusión metiendo como piños a los niños.

-¿Cuándo se eliminará el financiamiento compartido?
-En los últimos dos años el aumento de la Unidad de Subvención Escolar (USE) ha sido cero. En Chile no estaban dadas las condiciones para eliminar el copago, mientras no se mejorara la subvención. El financiamiento compartido no desaparecerá hasta dentro de 30 años.

-¿Esperan que el Gobierno modifique la ley de Inclusión?
-El Ejecutivo puede subsanar situaciones administrativamente porque para lo legal no tiene los quórum, por eso estamos haciendo un levantamiento de qué cosas se pueden subsanar ahora y cuáles quedarán pendientes, en la medida que no exista el respaldo de los parlamentarios.

Fuente: El Diario Austral de La Araucanía

  • Correo Electrónico

  • Fono

    (56-2) 2633 4849
  • Indicadores Económicos