En la CONACEP, que agrupa a colegios particulares subvencionados, también criticaron la medida adoptada por el Cruch con respecto a la PSU. Su presidente, Hernán Herrera, indicó que “naturalmente nos afecta, si esto impacta en el pago de la subvención, porque hay presupuestos planificados”.

6 DE MAYO DE 2016
La solicitud que hizo el Ministerio de Educación (Mineduc) al Consejo de Rectores (Cruch) para retornar la PSU a la fecha original y no adelantarla en dos semanas es respaldada por los colegios, principalmente municipales.

Según el Mineduc y los sostenedores, adelantar la PSU al 21 y 22 de noviembre impacta en el cumplimiento del calendario escolar, la entrega de contenidos a los estudiantes de cuarto medio y en los recursos que reciben por concepto de subvención.

El director de educación de Providencia, Mariano Rosenzvaig, criticó que “nunca nos preguntaron, simplemente se anuncia que la PSU se adelanta, pero no se toma en cuenta la realidad de las escuelas”. Según explicó, además de acortar el tiempo de cobertura curricular de las asignaturas, “se pasa por alto la realidad de la educación pública que todos los años tiene movilizaciones y que esas clases se deben recuperar”.

En el Instituto Nacional, ubicado en la comuna de Santiago, aún no saben en qué fecha terminarán las clases para los cuartos medios. El director del establecimiento, Fernando Soto, indicó que “los estudiantes de colegios municipales han sido actores de movilizaciones y han tenido menos tiempo para tener una cobertura completa de los contenidos”. Y añadió que la nueva fecha de la PSU, “obliga a reorganizar el programa curricular”. Por esto, dijo que “estoy de acuerdo con la petición del Mineduc para revertir esto”.

En tanto, el director del Liceo Tajamar de Providencia, Pedro Herrera, señaló que las mayores complicaciones no son académicas, sino que administrativas: “Nos complica con el cierre de notas de las asignaturas”.

Menos recursos

Un aspecto relevante para los sostenedores es la merma económica que podrían sufrir producto de que el Mineduc advirtió que no se pagaría la subvención por las dos semanas menos de clases que tendrán los cuartos medios. Desde la Asociación Chilena de Municipalidades estimaron que podría implicar una pérdida de $ 3.000 millones para los colegios públicos.

Y en la Conacep, que agrupa a colegios particulares subvencionados, también criticaron la medida adoptada por el Cruch con respecto a la PSU. Su presidente, Hernán Herrera, indicó que “naturalmente nos afecta, si esto impacta en el pago de la subvención, porque hay presupuestos planificados”.

Herrera agregó que “si el gobierno celebra que se acabó el lucro en la educación escolar con fondos públicos, con esta medida se afecta directamente la calidad de los colegios, porque los recursos ya no van para los sostenedores sino que en beneficio de los estudiantes”. Y subrayó que “se debe pagar la subvención”.

Desde el Mineduc indicaron que se encuentran “trabajando con el Cruch sobre los ámbitos donde podría haber algún efecto de la actual fecha de aplicación de la PSU”.

A juicio del investigador de Mide UC, Jorge Manzi, “se debería tratar de evitar que se tomen acciones que incidan en el acortamiento del año escolar, porque tiene diversos efectos que son complicados”.

Desde el movimiento estudiantil también hubo críticas, pero no directamente al adelantamiento de la fecha de la prueba. El vocero de la Cones, José Corona, dijo que “una semana más o menos no hace la diferencia en los estudiantes de la educación publica. El fondo es que la prueba segrega y eso debe ser cambiado”.

Restricción de datos

En la misma línea de lo que ha venido planteando el gobierno para eliminar la elaboración de ranking de colegios, el Demre decidió restringir la entrega de resultados de la PSU, en relación a los colegios.

Ya en el proceso de admisión 2016 el organismo limitó el acceso a los puntajes, permitiendo a los estudiantes ver sólo sus resultados utilizando una clave personal. Esto evitó que las universidades hicieran contacto con los jóvenes.

El presidente de la Conacep dijo que “esta medida es como la que aplicó el Mineduc para el Simce, impidiendo que los padres pudieran ver los resultados de los colegios”. Y resaltó que “no debería restringirse la información, sino que buscar otra forma para que los colegios dejen de competir”.

Fuente: Diario La Tercera

  • Correo Electrónico

  • Fono

    (56-2) 2633 4849
  • Indicadores Económicos